9.2.08

Cnt cordinadora 25 de noviembre


Respuesta de CNT-Gasteiz a la coordinadora 25 de noviembre.

Posicionamiento de CNT frente al rechazo al Grupo de Hombres por la Igualdad, del 8 de enero del 2008.


Consideramos que la lucha contra el patriarcado y las injusticias que emanan de esta forma de opresión jerárquica es una lucha colectiva de mujeres y hombres, por eso no entendemos que el grupo de hombres por la igualdad se le haya negado la posibilidad de involucrarse en esta lucha conjuntamente con las mujeres.


No creemos que la discriminación de una de las partes sea el camino a seguir, ya que impide la resolución de un problema tan grave al tenerse una visión parcial, solo la mitad de la población, lo que produce la carencia de una visión global.


Vemos como algo importante el diferenciar entre feminista y femenino. Un colectivo exclusivo de mujeres, es un colectivo femenino y no necesariamente feminista, el genero de las/los integrantes del colectivo no conlleva ningún posicionamiento ante un problema. Es mas, consideramos que la CNT es un sindicato feminista formado por trabajadoras/es y estudiantes. Nuestro sindicato así como otros tantos espacios de lucha social y liberados, son espacios que no están copados ni controlados por ningún género, sino que son lugares de libre relación y lucha por la libertad y la emancipación. Por esto negamos la exclusividad de la lucha feminista, entendida esta como una lucha por la libertad y la emancipación de la mujer de cualquier tipo de control haciendo hincapié en el patriarcado, a grupos femeninos. Y sobre todo nos negamos a que a la CNT se le denomine grupo mixto en contraposición a grupo feminista, como se hace en la carta.


Entendemos que no hay mejor sitio para el encuentro que los días de lucha internacional que representan el 8 de marzo y el 25 de noviembre. ¿Si estos días tan señalados no son el momento ni el lugar cuales lo van a ser?


Que en una sociedad jerárquica en la que los órganos de poder están en su mayor parte copados por hombres, no justifica el que se tenga que discriminar a los hombres que luchan contra esta lacra social.


Este tipo de posicionamientos pueden llevar a pensar que el enemigo es el hombre y no el patriarcado, lo que puede conducir a posiciones hembristas, lo que supondría repetir el mismo fallo de aquello contra lo que se dice luchar.


Tampoco consideramos, si a pesar de todo no ha quedado claro antes, que la forma de organización que han optado un grupo de hombres sea la idónea, pero aún así, creemos que debe existir un punto de encuentro de ambos géneros en los que dar forma a estas luchas.


Comisión social propres@s CNT-Gasteiz

5 comentarios:

June Fernández dijo...

Estoy de acuerdo con CNT. Es cierto que en ocasiones hay que respetar espacios diferenciados porque tenemos que hacer deberes por separado para reencontrarnos libres de miedos e inercias del pasado. Pero creo que en las citas clave como el 8-M y el 25-N es especialmente importante sumar a la mayor parte de la gente y mostrar a la sociedad que ya existe una fuerte implicación de los hombres por la igualdad y contra la violencia.

Estas actitudes limitan al movimiento de hombres y refuerzan los prejuicios de la sociedad, que seguirá hablando de "feminismo radical" y considerándolo lo mismo que machismo pero al revés.

peri dijo...

Pienso que en una reivindicación debemos estar abiertas y abiertos a cualquier flujo que nos brinde su apoyo.
No se...si no soy de un color que no sea este que no tengo en la piel, no pudo ir a reivindicaciones antirracistas, tampoco puedo parir ósea, que del tema del aborto ni hablar, de otros temas mejor me callo viendo a que ritmo se están llenado las cárceles. etc., etc.
Perdonar por la expresión, pero cojones quiero poder protestar por algo.
Yo tengo claro que estoy por encima de todas estas historias, si quiero ir pues voy. Esto lo digo sin animo de ofender en su ego a ninguna persona que opine que yo no debo estar.
Baso en estas afirmaciones solo en una percepción personal, y es que el feminismo por desgracia también puede estar politizado, y si esto ocurre... ¿no creéis que se desvirtúa la lucha, para dar paso a otro tipo de ideas de carácter cuantitativo?
Por suerte todavía creo en las bases sociales, en todas y todos nosotros libres de mandatos.
Como pienso ( y esto si que es una paja mental) que cuando se dice que NO en este caso, significa que si, porque estoy seguro que hay voces que no escucho pero que me están invitando. Pues lo que comentaba antes, yo voy feliz de ser bien recibido.

placida dijo...

Estoy a favor de que los grupos de hombres por la igualdad participen en las coordinadoras y actos colectivos como el 8 de marzo y el 25 de noviembre. No debería excluirse a nadie que tenga un compromiso firme con una sociedad libre de discriminaciones de género, como es vuestro caso.
Supongo que la negativa responde a una tradición (qué palabra tan fea! ;-)) dentro del mov. feminista como movimiento autónomo de mujeres.
En Suecia, por ejemplo, los hombres sí forman parte del partido feminista. En Hernani, el grupo de hombres convoca las manifestaciones del 25N junto con otros grupos feministas. Espero que vuestra situación cambie en breve y os animo a seguir trabajando sin que se creen desencuentros con las feministas. Es mi opinión personal (algunas compañeras no estarán de acuerdo) pero yo lo veo así.
ánimo pues, hombres igualitarios! ;-D

Pais Vasco-Ibasque dijo...

Es una pena ver (y no es la primera vez que me sucede) que sigue habiendo tanto prejuicio de género en estas reivindicaciones de carácter feminista. A veces,cuando he dicho que habitualmente me siento un hombre feminista, me han mirado de arriba abajo (feministas) como diciéndome que me vaya por donde he venido, ya es hora de poder decir que el feminismo no es una cuestión de sxo si no de género. (También me he encontrado muchas gratas sorpresas, por supuesto, no quiero generalizar en absoluto, es más , la gran mayoria no son como las que acabo de describir)
Un saludo solidario.

Pepe dijo...

Parto de la base de que " al genero humano en general y a las mujeres(por lo que me toca) en particular no hay que entenderlas si no quererlas". Actitudes como esta de incomprensible exclusión son parte de mis motivaciones para formar parte de un grupo de hombres en Pamplona. Con mi pareja y amigas también me ocurre encontrarme en callejones sin salida en la comunicación o relación por la diferente perspectiva sobre un tema. No deja de parecerme normal la discriminación de la discriminada. Lo cual redunda en la necesidad de discutir/acercar si no posiciones, al menos lazos entre los grupos/personas que trabajamos por el derecho a la diferencia y no a la preheminencia... de género.