6.11.12

 InterrupciónVoluntaria del Embarazo



Guía informativa sobre IVE



El objetivo de este documento es facilitar el conocimiento sobre la situación actual de la IVE en España, proporcionando información actualizada, integral y contrastada que tenga en cuenta las diferentes variables que concurren en el imaginario social y la práctica de la misma.

Está editada por Plataforma de Mujeres Ante el Congreso. Visita su web :



24.9.12

La mayoría de los actos de violencia basada en el género son ejercidos por hombres.



Los hombres llevamos siglos agrediendo a las mujeres


Parece que, desde los hombres, sería necesario que tomáramos iniciativas para eliminar los estereotipos de Género que nos llevan a ejercer esa violencia.

Construir redes, programas para hombres, campañas informativas y de formación específicas. Luchar contra la violencia de los hombres hacia las mujeres y la que ejercemos contra nosotros mismos. Enfrentarnos a cualquier forma de guerra. Sacar tarjetas rojas a la prostitución y, desde luego, generar acciones para promover la equidad de Género. También preguntarnos sobre nuestra propia identidad. Etc.

La autoridad impuesta de los hombres sobre las mujeres se denomina Patriarcado Para que los hombres podamos ejercer esta “autoridad”, el patriarcado debe dominar toda la organización de la sociedad: la producción, el consumo, la política, el derecho y la cultura, desde y en todas sus instituciones. El patriarcado o el sistema patriarcal que pervive en la actualidad, no es un sistema natural, es una construcción social e interesada. No es eterno, ni consustancial a la especie humana. No es lo mejor que le pudo pasar a las sociedades humanas.

¿Cómo conseguir el compromiso de los hombres en el logro de la igualdad?

¿Cómo interrogarnos sobre nuestra propia identidad?

Todo esto es una tarea colectiva a la que te invitamos.

Puedes contactar con nosotros a través de este teléfono: 697367547 Grupo de Hombres.

5.6.12

FORUM FEMINISTA MARÍA DE MAEZTU



► ESCAPARATE FEMINISTA en la CASA DEL LIBRO

Diseño: Joana Seco Contrasta


“LA IMAGEN DE LAS MUJERES EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN”

 Del 9 al 17 de JUNIO - El Forum Feminista María de Maeztu va a utilizar, durante nueve días, uno de los escaparates de la librería, para hacer una denuncia sobre la imagen de las mujeres que los medios de comunicación trasladan a la sociedad. Al hablar de medios de comunicación, queremos hacer referencia al tratamiento de las noticias sobre las mujeres, y también a la publicidad, la moda, el lenguaje sexista, la imagen del cuerpo o la sexualidad, etc. Es decir, los estereotipos y roles que los medios proyectan sobre las mujeres, como colectivo homogéneo y encajado en diversas categorías (mujer cuidadora, mujer con mando, mujer profesional, mujer sexual, mujer fatal o mujer víctima, entre otros). Porque a través de la publicidad, en la prensa escrita, en televisión o en Internet, ya sea utilizando el lenguaje verbal, el visual o ambos, se sigue manteniendo y reproduciendo la desigualdad genérica. Y, en consecuencia, la presencia y la imagen de mujeres y hombres en los medios de comunicación no es igualitaria, ni equitativa. Esto es preocupante si tenemos en cuenta que los medios son una de las principales vías de socialización y de educación en valores y que existe una premisa fuertemente instalada en la sociedad acerca de que “lo que no sale en los medios, no existe”.

► Performance a cargo de TITANIA TEATRO

Lugar: Casa del Libro (c/ Arka, 11 Vitoria-Gasteiz)

Fecha: 15 de junio (viernes)

Hora: 19,30
(*) Entrada libre

INFORMACIÓN – Contacto con el Forum:

Begoña Seco Díaz - Teléfono 630 26 21 06 - Mail begoniasd@hotmail.com

27.5.12



Hijos de puta’




«Si el Gobierno no quiere hijos de pobres en la universidad,


yo no quiero hijos de puta en el gobierno.»



Esta mañana al asomarme al balcón he visto un coche aparcado que a modo de parasol llevaba un cartón con este lema, imagino que hecho para participar en las manifestaciones que recorren el país contra los recortes en educación, la desaparición de la becas y la subida de tasas.
Mi primera reacción fue de simpatía con el fondo e incluso con el estilo directo e indignado. Pero mira tú por dónde que ando estos días preparando un seminario sobre ‘los hombres ante la prostitución’ y me puse a darle vueltas a la frase. ¿Qué culpa tendrán los hijos de la profesión de sus madres? ¿Por qué pesa ese estigma sobre las prostitutas si decimos que la mayoría lo son contra su voluntad? ¿Por qué están tan mal vistas si disfrutan de sus servicios el 30% de la población masculina? ¿Por qué se oculta la responsabilidad de sus padres?
Pobres hijos de puteros insensibles a la llamada de la sangre, que no tienen padre que los reivindique y cuyo origen los convierte en el peor de los insultos que se puede dirigir a un varón. A la mujer siempre se la puede llamar ‘puta’, que es peor.
Pocos y esporádicos han sido mis contactos con la prostitución: Algún paseo de niño por las calles del Barrio Chino de Valencia para ver su ambiente sórdido, las viejas que venden tabaco en los portales y las farmacias que anuncian lavativas. Compañeros de trabajo que hablan de llevarme de putas en cuanto cumpla los 16. Una visita turística al Barrio Rojo de Amsterdam, tan distinto y tan parecido, o al de Barcelona, junto a las Ramblas, que me recuerda la sordidez de mis recuerdos de pubertad. Cuatro compañeros de mili que se acuestan con la misma puta tras sortear el turno. El joven socialista poco agraciado, que llegaría a concejal, que las frecuenta con naturalidad. El amigo, que después sería un político conocido, que me lleva en la transición a visitar un cabaret para intentar sindicar a las chicas del estriptis. Amigas feministas que trabajan ocasionalmente en barras americanas para afirmar su independencia. La psicóloga, que se decía amiga de Robert Bly y dirigía un servicio de chicas de compañía para altos ejecutivos, que me visita antes de la Expo 92 para que formara a sus pupilas para responder adecuadamente a las dificultades sexuales de sus clientes, y cuya propuesta rechacé por prejuicios ideológicos, pese a poder ponerle precio y resultar fascinante para quien como yo atendía problemas sexuales masculinos. Amigos homosexuales que hacían algunas "chapas" para costearse gastos extras o que ocasionalmente pagaban a chaperos. Prostitutas y prostitutos, corrientes y de lujo, que conocí en debates de televisión.
No fui nunca de putas, pero el fenómeno siempre me ha interesado. Alarmado por lo que se sabe de los proxenetas y de las mafias que dominan la trata y el tráfico con mujeres y niños, apoyo la persecución de las mafias garantizando la protección de quienes las denuncien, papeles de residencia y permiso de trabajo incluidos, pero me cuesta posicionarme en el eterno debate sobre regulación, prohibición y penalización de los clientes.
Defiendo que se protejan los derechos humanos y civiles de las prostitutas. No siento ninguna simpatía por los clientes, pese a entender algunas de sus razones, y me da un poco igual que los multen, pero rechazo que las relaciones sexuales sean reguladas por el estado y no veo la compra de sexo cercana a la idea que tengo de lo que puede ser una sexualidad igualitaria.
La educación-socialización sexual masculina y su imaginario erótico, sexista y falocrático, propician el consumo de pornografía y prostitución sin que importe demasiado lo que esconde. Aunque todos los hombres tienen fantasías pornográficas, la mayoría nunca paga a cambio de sexo, lo que prueba la responsabilidad personal de los clientes habituales y de los posibles padres de hijos de puta que pagan para no ponerse el condón, asumiendo riesgos innecesarios y forzando la voluntad de la prostituta.
Lo que no entiendo es que, si existe unanimidad en considerar a los clientes como los principales protagonistas, y los mayores prostituyentes, existan tan pocos estudios sobre sus conductas y motivaciones.
Por cierto, acabo de recordar que la primera vez que me interrogue sobre quienes eran las prostitutas fue de niño, al oír un comentario de un grupo de antifranquistas acerca del significado de la Pepsi Cola: Putas Españolas Piden Socorro Internacional Como Obreras Legalmente Autorizadas.

Sevilla, mayo 2012


José Ángel Lozoya Gómez
Miembro del Foro y de la Red de Hombres por la Igualdad







18.3.12


Abraham, capullo, Isaac no es hijo tuyo.




Qué día del padre.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, y aunque ahora sé que las imágenes se trucan, lo cierto es que crecí con las de Saturno devorando a sus hijos, Abraham dispuesto a sacrificar a Isaac, Jesús preguntando a su padre por qué lo había abandonado, Guzmán el Bueno arrojando su daga para que mataran a su hijo en el cerco de Tarifa, o el General Moscardó que prefirió salvar el Alcázar. Para acabar de confundirme San José, el único padre aceptable de mi etapa como monaguillo resulta que lo era putativo.

Ya no soy un niño y conozco muchas formas de llegar a ser padres, la mayoría de ellas poco meritorias, y solo una de hacer de padre: cansada, complicada, a tiempo completo, pero con momentos tan gratificantes que compensan con creces los sinsabores. La paternidad puede ser, para la mayoría de los hombres, la mejor oportunidad de aprender a expresar sus sentimientos y a ponerse en el lugar de sus menores, y cada cual puede ser el mejor ejemplo de cómo es un hombre igualitario en sus relaciones con su pareja y con el resto de la sociedad.

Los padres proporcionan el primer modelo de lo que significa la masculinidad, de cómo expresar los sentimientos y de cómo no hacerlo. También de cómo comportarse con las mujeres. La forma y el grado en que se corresponsabilizan con la gestión y la ejecución de las tareas domésticas o la crianza de los hijos e hijas vale más que todos los discursos.

No creo en la efemérides que nos marcan los grandes almacenes, ni en los amores sobrevenidos de padres separados que no ejercieron como tales mientras vivieron en pareja. Tal vez porque nunca he oído de ningún hombre que fuera a pedirle la custodia compartida a ninguna prostituta con la que supiera o sospechara que haber tenido descendencia.

Abraham, capullo, Isaac no es hijo tuyo.

José Ángel Lozoya Gómez

 Miembro del Foro y de la Red de Hombres por la Igualdad





23.2.12







El aborto en el túnel del tiempo



José Ángel Lozoya Gómez

Miembro del Foro y de la Red de Hombres por la Igualdad

A finales de 1978, en Valencia, una amiga me contó que pertenecía a un grupo que hacia abortos clandestinos para luchar por su legalización y me pidió prestado el piso para hacer los que tenían concertados para esa tarde. Accedí porque no encontré ningún motivo para negarme, sin imaginar que ese acto de solidaridad me iba a cambiar la vida.

Esa tarde conocí a un grupo de mujeres valencianas, andaluzas y gallegas, asustadas y dispuestas a enfrentarse a lo desconocido con tal de interrumpir un embarazo no deseado para retomar una vida que se había visto absolutamente alterada por la noticia de su gestación.

Las chicas que practicaban los abortos, sorprendidas por mi habilidad para ayudar a estar relajadas a las mujeres que esperaban turno para ser intervenidas, me ofrecieron ver un aborto y me propusieron integrarme en su grupo, a lo que accedí porque planteaban una batalla para ampliar las libertades en la que valía la pena participar.

En el largo año que duró mi experiencia, interrumpida en Sevilla por la policía, que acabo en juicio, condena e indulto, conocí a más de mil mujeres de todas las edades, ideologías, nivel económico o cultural, y provincias españolas.

La mayoría confesaba estar en contra del aborto hasta que su embarazo venciera sus resistencias, cada mujer tenía unos motivos para abortar, pero siempre eran lo bastante poderosos como para que cada una de ellas estuviera dispuesta a arriesgar su libertad y su vida. Podían ser condenadas con seis años de cárcel y la imagen que tenían del aborto clandestino era realmente truculenta.

Unas abortaban porque no querían ser madres en ese momento y otras porque no "podían" serlo. Estas últimas hubieran llevado a término sus embarazos de contar con el respaldo necesario. Social o de sus parejas.

Recién legalizada la anticoncepción su uso era aún minoritario, en casi todas las familias había algún hijo del doctor Ogino y la manida promesa masculina del "confía en mí cariño que yo controlo" demostraba ser de una fiabilidad muy limitada.

La práctica totalidad de los embarazos eran el resultado de eyaculaciones irresponsables en relaciones sexuales físicamente satisfactorias para los hombres y solo ocasionalmente para las mujeres, que no obstante siempre cargaban con las consecuencias. Esta constatación nos llevo a defender la difusión y uso de la anticoncepción y promover una educación sexual igualitaria que cuestionase el modelo sexual dominante.

Una educación sexual que me llevo a cuestionar la pobreza de la sexualidad masculina, que oscila entre el placer y el dar la talla, y esta a cuestionar los modelos masculinos tradicionales, es decir el machismo y sus manifestaciones.

A principios de los años 80, en una reunión de clínicas de abortos estimábamos en unos cien mil el número de los que se practicaban en España (la Fiscalía hablaba de 300.000) una cantidad que ha ido saliendo a la luz con la legalidad y creciendo al ritmo de la población. La legalización disipó las tinieblas de la clandestinidad, el riesgo para la salud de las mujeres y la indefensión de quienes los practican, pero no ha logrado un descenso significativo de los mismos porque no se ha avanzado nada en la educación sexual.

Hoy, cuando parecía que las mujeres habían consolidado su derecho al voto, el acceso a la educación, al mercado de trabajo y al control de la natalidad, la victoria del PP nos recuerda que todas las conquistas son reversibles, y en el caso del aborto nos obliga a desempolvar viejos argumentos: que la legalización no recomienda ni obliga, que el derecho de los fecundadores a opinar no puede prevalecer sobre el de las embarazadas, que si los hombres parieran el aborto sería legal, que se cuestiona la capacidad de decisión de las mujeres porque se las quiere mantener a ellas y a sus cuerpos bajo control, que si ellas son las que pueden parir ellas suyo es el derecho a decidir.

Indigna que se opongan al aborto las mismas personas que se oponen a la educación sexual, al control de la natalidad, a los servicios sociales y las que exigen a las mujeres anteponer el cuidado de sus hijos o familiares dependientes a su desarrollo personal en lugar de exigir a sus parejas corresponsabilidad en lo Doméstico.

Gallardón promete que ninguna mujer ira a la cárcel por abortar, lo mismo que decía el PSOE de principios de los 80, pero entonces eso significaba un avance y hoy es un serio retroceso.







8.2.12



El movimiento de hombres por la igualdad del Estado español presenta, el próximo viernes, 10 de febrero, una agenda de trabajo común.
Tras la celebración, el pasado mes de octubre, del I Congreso Iberoamericano de Masculinidades y Equidad en Barcelona, un grupo compuesto por diversas organizaciones y colectivos de hombres por la igualdad de todo el Estado decidió hacer una apuesta por unir sus fuerzas y coordinar sus reivindicaciones, para llegar mejor a los hombres y poderse coordinar con los movimientos de mujeres en el camino hacia la igualdad.
De aquel encuentro surgió una agenda común, que recoge un conjunto de posicionamientos y propuestas en los que todas las entidades presentes coincidían. Este documento, llamado “Declaración de Barcelona”, se presenta esta semana en Madrid, ante representantes de organizaciones feministas e instituciones por la igualdad de género.
La Declaración de Barcelona también incluyó la intención de estos colectivos de llevar a cabo acciones conjuntas. Una de ellas tuvo lugar el pasado 21 de octubre, con las movilizaciones de hombres contra la violencia machista celebradas en toda España, y la siguiente, de la que se hablará en esta presentación, será la celebración el 19 de marzo, del “Día del padre igualitario”, aprovechando la fecha para promover un modelo de paternidad plena, cuidadora y responsable.
Convocan este acto, y se suman a esta agenda común las siguientes entidades y colectivos: Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (AHIGE), Centro de Estudios de Hombres y Masculinidades, Codo a codo, Distintos no desiguales, Foro de Hombres Igualdad, Heterodoxia, Hombrecitos de madera,  Homes Galegos pola Igualdade, Homes Igualitaris (Ahige Catalunya), Nous Homes de Sabadell, Prometeo, Red de hombres Igualdad,  Stop Machismo.
Más información en http://www.ahige.org/presentacion_documento_cime.html