18.3.08

El feminismo abre la puerta a los hombres

Leía el otro día en El Pais un completo artículo de Carmen Moran que titulaba "El feminismo abre la puerta a los hombres".
Ya ese título tan bien elegido merecía una lectura a fondo ¿verdad?
El movimiento feminista llevaba unos años de capa caida, y no lo digo en el mal sentido ya que las mujeres de dicho movimiento han trabajado y siguen trabajando con ahínco para lograr la igualdad efectiva en esta sociedad. Sin embargo sí que había una cierta crisis, fundamentada en dos aspectos fundamentales:
Por un lado mucha gente se había subido al carro del feminismo sin en realidad ser feminista. No basta charlar en la calle diciendo lo poco que ganan las mujeres respecto a los hombres o lo malos que son los hombres maltratadores o que hay que decir jueza en vez de juez...para ya ser feminista. Es como si uno dice que no va a comer carne y con eso ya se llame vegetariano. No, el feminismo es una filosofía integral, mucho más profunda que esas expresiones que están de moda, muchas de ellas institucionales.
Los políticos, hombres y mujeres, se declaran feministas. Y eso está bien, que Zapatero se declare feminista, o que Ibarretxe popularice el "vascos y vascas" aunque sea en sendos mitines, es un avance. sin duda.
El artículo de Carmen Morán, del que me permito hacer un extracto resumido, trata de hablar de la incorporación de los hombres al movimiento feminista y la novedad es que lo trata desde la óptica de que dicha colaboración masculina, es, por fin, bien recibida en dicho movimiento al menos por la corriente mayoritaria igualitaria del feminismo.
Dentro del feminismo había (y hay) diversas corrientes, algunas de ellas eran contrarias a la incoproración de hombres al movimiento porque devaluarían dicho pensamiento y se corría el riesgo, por ejemplo, de que la lucha de las mujeres por la igualdad se convirtiera en algo "de hombres" una vez más.
Muchas feministas hoy en día han vuelto a pensar en que en estos momentos tan cruciales, donde pueden darse avances importantísimos pero también estancamientos, la unidad es básica y la colaboración de ambos sexos también. "El feminismo se ha convertido en política de Estado, ..., las últimas leyes aprobadas por el Parlamento, la de Igualdad y la de Violencia de Género, han puesto en la foto de la actualidad a una extensa organización que comparte buena parte del diagnóstico y de las creencias, pero la estrategia para abordar soluciones ha abierto una brecha entre unas y otras, sobre la que se puede y se debe, dicen, tender puentes y firmar alianzas ".
El hecho de que este año se haya celebrado este día 8 de marzo con un tema, el del derecho al aborto, que une a todas las corrientes ha logrado esta posibilidad de resurgimiento. El aborto fue una de aquellas primigenias demandas del movimiento feminista y tantos años después, han visto peligrar los avances logrados por lo que se han echado a las calles "como en los viejos tiempos" y "ha devuelto al movimiento un regusto de sus momentos más gloriosos y eficaces, allá por los ochenta, cuando tantos derechos empezaban a conquistarse " .
Las jóvenes se han animado por fin a este resurgir feminista, quizá en claves más políticas o posibilistas pero ahí están: "No es tolerable que juventud y mujer sigan siendo sinónimo de tanta precariedad, laboral, económica", empieza María Espinosa, candidata por Izquierda Unida en la lista de Madrid. Tiene 31 años. Sigue: "Es imprescindible que los hombres empiecen a actuar, de forma individual y colectiva. Esto no es una guerra entre hombres y mujeres. Yo convivo con un hombre. Ellos deben apoyarnos aunque nosotras tengamos las riendas y marquemos el paso. El machismo también les afecta a ellos".
También Empar Pineda, de la asociación Otras Voces Feministas dice: "Creo que entre las más jóvenes es una reivindicación que los hombres se incorporen al movimiento, algunas ya no ven sentido a una organización sólo para mujeres. No podemos tener el reloj parado en el setenta y nueve" .
Incluso entre las más veteranas tampoco se cierra la puerta a los hombres, "Se contempla su participación en cuestiones concretas. Quizá se está abriendo el interés por una colaboración masculina más activa y se valora su importancia para cambiar cosas, como la violencia de género" (según Justa Montero, de la Asamblea Feminista ).
El peligro que se veía se sigue viendo "Lo que no cabe esperar es que los hombres sean el relevo que mantenga vivo el movimiento ".
Hoy existen dos corrientes principales: el Feminismo de la Diferencia y el Feminismo de la Igualdad.
El primero es hoy en día más minoritario y más "femenino", sin recabar colaboración en hombres, puesto que la mujer debe ser reconocida socialmente por ser mujer, por ser madre..., siendo las diferencias entre mujeres (con elementos propios del sexo femenino ensalzados como pueden ser la "bondad", "relación social", "ausencia de conflictos"...,que deberían impregnar ala sociedad).
No están pues por la igualdad tal y como se concibe hoy en día. Remei Arnaus, directora del Grupo Duoda comenta en este artículo: "La Ley de Igualdad quiere decir igualdad a los hombres, para que ellos hagan sitio, y eso no se puede dirimir en una ley. Nosotras no estamos en el plano de la lucha o la crítica, no reivindicamos nada, vamos más allá de eso. El día de la mujer es cada día"
El otro feminismo es el llamado Feminismo de la Igualdad. Así, para la secretaria general de Políticas de Igualdad del Gobierno, Soledad Murillo ; " ... no comparto que el hecho de ser mujer sea una condición existencialista, los valores son masculinos y femeninos y ambos se pueden dar en los dos sexos. Yo no quiero que se haga uso de mi condición de mujer para encasillarme en determinadas cosas, como por ejemplo los cuidados. Puede gustarme cuidar a un hijo, o a un anciano, o no, o también puede gustarle a otros" ."Yo sí creo que el hombre es la referencia para conquistar derechos que ellos tienen y que también a nosotras nos corresponden, como ciudadanas, no como mujeres"
Para muchas feministas, la quiebra de la que ahora se duelen también tiene su origen, quizá en la entrada del feminismo de lleno en la política, según Consuelo Abril: : "Muchas feministas han primado los intereses de su partido y el feminismo no se puede politizar". "Algunas hemos expresado críticas sobre el funcionamiento de las leyes y se nos ha dicho que estábamos del lado del PP, que no hay nada que me espante más. Creo que está habiendo mucha autocomplacencia y no se admite una crítica. Parece que hemos vuelto a la división de los setenta, con la doble militancia".
Precisamente la Ley de Violencia de Género la que más ha puesto enfrente las dos corrientes: "Nosotras entendemos que esta ley sobreprotege a las mujeres, las presenta como víctimas siempre y hace prevalecer su voz sobre la de los hombres siempre", dice Empar Pineda (diferencia) y le responde Consuelo Abril (igualdad) : "No estamos victimizando a estas mujeres porque ya son víctimas y por tanto, deben tener una discriminación positiva. No creo que sea paternalista".
Y el artículo termina precisamente con otro asunto espinoso sobre el que todavía no se ha legislado pero que provoca pasiones y desencuentros entre diversos colectivos de mujeres: la prostitución.
En realidad el articulo, a pesar del título, no menciona demasiado la participación de los hombres pero sí deja algo claro: mayoritariamente se acepta y estima dicha participación, y eso, para aquellos que de una forma u otra nos definimos igualitarios o feministas o profeministas, o... (fijaos que entre los grupo de hombres también hay muchas formas de entenderlo), nos llena de fuerzas para seguir. Por mi parte, considero que feminismo no debiera tener un componente sexual implícito, se puede ser feminista siendo hombre o mujer, no me cabe ninguna duda. Sexo solo tenemos uno cada persona pero género, tenemos ambos, el género no es algo de un sexo en exclusiva, y por ahí vemos hombres muy femeninos y mujeres muy masculinas (sin ninguna connotación sexual, algunas/os habiendo ya gobernado en diferentes paises).

9 comentarios:

Psikoloca dijo...

Muy buen artículo! Estoy totalmente de acuerdo con que no es lo mismo sexo biológico y genero.

Saludos

Gardagami dijo...

See here or here

Psikoloca dijo...

Este segundo mensaje, es un virus, os recomiendo que establezcais, que se tengan que meter las letras para poder mandar un comentario, es algo en moderación de comentarios, pero no que tengas que recibir un correo para permitir, sino el hecho de que, no los pueda generar una máquina automáticamente.

Giop dijo...

Otro artículo interesante y que da claves para entender aspectos del feminismo y del masculinismo en la consecución de la igualdad de oportunidades.
Gracias por tu aportación.

peri dijo...

Subirse al carro del feminismo al parecer esta muy de moda.
Para mi es un insulto y una falta de respeto ensuciar un movimiento social, una filosofía de pensamiento, y esto, es lo que siento que esta ocurriendo.
Que Zapatero en elecciones se declare feminista, o, que Ibarretxe en un mitin visualice que entre la multitud hay vascas y vascos, y esto lo verbalice, me da la misma credibilidad que la promesa de la bajada de las hipotecas (llenaría este articulo de mentiras prometidas por políticos).
Pero me preocupa su interés.
Interés en politizar un movimiento, ósea, introducir su ideario, sus piezas claves.
En su pensamiento:- entro de forma blanda y salgo duro- (prestigio, control y votos)
Lo contrario que nos pasa a nosotros verdad? La metemos dura y la sacamos blanda(un lapsus lo siento)
Estoy convencido que solo desde la pureza de pensamiento, exento de presiones partidistas, la corriente igualitaria del movimiento feminista, se reconciliara y podrá unir fuertes lazos, con otras corrientes también de pensamiento igualitario que existen dentro de algunos grupos de hombres.
Por otro lado, María Espinosa candidata por I.U hace unos comentarios, desde mi punto de vista, cuando menos desacertados, por decirlo de alguna manera.
¡Convive con un hombre! Amen de tal sacrificio.
Pero primero es muy política ella: que si debemos trabajar en conjunto, que si no estamos en guerra y bla...bla... bla...
¿Riendas? ¿Marcar el paso?
Lo de asno lo acepto, lo de militar lo repudio.
Que no es cuestión de ejercer poder¡
Es tan sencillo como compartir, como vernos sin mas...como iguales.
Aceptándonos como personas que no deben complementarse con nadie, puesto que nosotras y nosotros somos la totalidad de algo, y esto es lo que ofrecemos a quien lo quiera recoger, a quien quiera compartir con nosotros y nosotras su propio YO.
Las reivindicaciones de unos derechos, tanto tangibles como los abstractos, que también nosotros queremos recuperar, además de ser legitimo es un detalle de nobleza en la persona, y para mi, la unión de fuerzas puede dar un impulso a una corriente igualitaria que muchas y muchos deseamos.
Y como decía al principio, seria una pena que el trabajo que han hecho muchas personas, y otras estamos haciendo, en cuanto a
conocernos, saber que somos, como somos y como podríamos llegar a ser, se viera ensuciado al convertirse este objetivo en política de estado.

José V. Cos dijo...

Peri, tengo que reconocer que he tenido que leer varias veces tu opinión y que todavía no estoy seguro de haber entendido con exactitud lo que sin duda expresarás.

A mí no me molesta que las personas se quieran subir al carro del feminismo, aunque esté de moda, Otra cosa es que se quiera utilizar. Tampoco me preocupa que se politice el debate. Creo que tenemos que tener claro la máxima esa de que “lo personal es político” y también (añado esta mía) que “la suma de las diferentes personalidades es necesario que se trasmita a través de organización y de acción política”. Otras cosas son las utilizaciones políticas.

No tengo claro el tema de optar por la corriente del feminismo de la igualdad y o el de la diferencia, Entiendo que existen esas dos grandes corrientes dentro del movimiento de mujeres feministas, pero creo que debemos ser cautos, no tener prisa. Yo no soy una mujer y creo que es a ellas a quien corresponde ese debate. Entiendo, desde mi perspectiva de hombre, que ambas corrientes han aportado elementos necesarios para la construcción del movimiento de la mujer.

Creo que cada vez tengo más claro que deseo ser un hombre feminista. Es desde esa perspectiva que deseo establecer mi acción de autoconstrucción y de construcción social que quiero, y no tanto desde el “pro-feminismo” ni desde la “igualdad”, ideas que me parecen respetables pero que presiento no suficientes.

Creo que estamos de acuerdo en que se puede ser feminista siendo hombre o mujer. Pero partimos de diferentes condiciones y constructos.
Yo entiendo el miedo y el riesgo que constituimos, como movimiento incipiente de hombres, para el movimiento de las mujeres y de que el sentimiento y el análisis feminista “se convirtiera en algo de hombres una vez más”Es posible y deseable que ese riesgo pueda ser minimizado en la medida que vayamos incorporando un mayor perfil y definición de nuestra propia y deseada identidad de genero.
Un abrazo y perdona si en algún momento crees que he subido el tono, pues no es mi intención.

peri dijo...

Jose no tienes que pedir ningún tipo de perdón, tu comentario me parece muy interesante y el tono que yo percibo es de cariño.
Un abrazo.

José V. Cos dijo...

Gracias Peri por la contestación. ¿Sabes qué pasa? que, a veces, no tengo claro que este sea el mejor mecanismo de comunicación entre personas. En algunas ocasiones, yo, que soy un poco tajante y/o chichiricante hablando, y que escribo igual que hablo, me he encontrado con que la respuesta que me daban, era sobredimensionada y hasta enfadada.
Quizás es que yo necesite mirar a los ojos, de las personas con que hablo, o que este medio no me permita gestualizar y quitar hierro a mis propias expresiones.
Posiblemente sea a través del lenguaje, y de los gestos de género masculinizados y machistas por donde (además de los actos) más expresemos esa masculinidad de la que queremos desprendernos o reconstruir. Creo que reflexionar sobre esto, nos puede venir bien en el largo camino que tenemos por delante para ser “hombres feministas”

Anónimo dijo...

Buscando otras informaciones he topado con este artículo. Felicidades: es una excelente síntesis, escrita desde la "periferia". Un sólo detalle que deberías corregir: Empar Pineda y la corriente de "Otras voces feministas" (http://www.cmpa.es/otrasfeministas/) puede ser definida de multitud de maneras, excepto como representante del feminismo de la diferencia.